Entradas ‘Minamata’

Minamata y el emperador (parte 1)

31/ 07/ 11
Minamata

Minamata, Japón. Primera mitad del siglo XX

Mapa

La bah√≠a de Minamata est√° en la costa oeste de Kyushu, la m√°s meridional de las islas de Jap√≥n. Hist√≥ricamente el pueblo de Minamata se dedic√≥ a la pesca en las ricas aguas de la bah√≠a. Pero es duro ser pescador, aqu√≠ y en Jap√≥n, y pagar todos los a√Īos un triste tributo de vidas al Dios del mar. Por eso, cuando en 1908, en los √ļltimos a√Īos del periodo Meiji, la empresa Chisso Corporation instal√≥ una f√°brica de fertilizantes en la localidad, la poblaci√≥n la acogi√≥ con los brazos abiertos. Durante los a√Īos siguientes Chisso creci√≥ hasta convertirse en una de las principales empresas de Jap√≥n, y Minamata creci√≥ con ella.

A principios de los a√Īos 50 comenzaron los fen√≥menos extra√Īos. Primero fueron los gatos: se les ve√≠a danzando por la calle, se ca√≠an al mar y mor√≠an ahogados. La gente los miraba curiosa. Hablaban de los gatos suicidas. En aquel momento la mayor parte de la fuerza productiva de Minamata trabajaba en Chisso. La empresa se hab√≠a especializado en la producci√≥n de acetaldeh√≠do, que se utilizaba para la producci√≥n de pl√°stico. Tras la Segunda Guerra Mundial el sector vivi√≥ un aut√©ntico boom y mientras los gatos danzaban, los peces comenzaron a flotar en la bah√≠a.

Despu√©s de los gatos y los peces les toc√≥ el turno a las personas. Aqu√≠ y all√°, algunos vecinos de la ciudad comenzaban a tambalearse al andar, a tener dificultades para hablar. En 1956 lleg√≥ la epidemia. La confusi√≥n se adue√Ī√≥ de todos. ¬ŅQu√© estaba ocurriendo? ¬ŅEra un virus? ¬ŅAcaso una epidemia de s√≠filis? La respuesta chorreaba hacia la bah√≠a con las aguas residuales de Chisso: durante veinte a√Īos toneladas de mercurio, empleado en el proceso de producci√≥n del acetaldehido, se hab√≠an vertido al mar, contaminando a los peces, envenenando a ritmo lento a unas 200.000 personas, habitantes de la costa, que depend√≠an del pescado de la bah√≠a como fuente casi √ļnica de prote√≠nas.

Fotos de Minamata

La enfermedad de Minamata

Las personas adultas expuestas a la intoxicaci√≥n por metilmercurio desarrollaban, entre otras manifestaciones, visi√≥n borrosa, trastornos olfatorios y gustativos, marcha at√°xica, parestesias en las manos, disartria y s√≠ntomas somatosensoriales y psiqui√°tricos. Los ni√Īos nacidos de madres expuestas presentaban una extensa espongiosis del c√≥rtex cerebral. El metilmercurio era, por tanto, (y es) un potente neurot√≥xico para el cerebro humano, y sobre todo para el cerebro en desarrollo.

Los hijos de las mujeres intoxicadas en la bahía de Minamata sufrían serios retrasos mentales y motores, con dificultades para la deglución, la masticación, el habla, la marcha y la coordinación de movimientos. Los casos más severos desembocaban en un mutismo acinético

El antiguo fot√≥grafo de Life, Eugene Smith, y su mujer Aileen, vivieron varios a√Īos en Minamata, documentando en numerosas fotograf√≠as, algunas de las cuales se incluyen en este post, los efectos del mercurio sobre sus v√≠ctimas.

Chisso

La respuesta de Chisso Corporation no fue precisamente r√°pida. Inicialmente instalaron un dispositivo que, te√≥ricamente, disminuir√≠a las emisiones de mercurio, pero los casos siguieron aumentando. Chisso interrumpi√≥ la producci√≥n de acetaldehido en 1968, cuando se introdujo una nueva t√©cnica para producir el pl√°stico. Hacia el a√Īo 1970 la empresa fue condenada a indemnizar a las v√≠ctimas del desastre. A√ļn en nuestros d√≠as la empresa sigue operando en la localidad, produciendo fertilizantes y material inform√°tico, y a√ļn en nuestros d√≠as siguen apareciendo enfermos que luchan porque el Gobierno reconozca su problema. Mientras tanto Minamata ha perdido el 70% de la poblaci√≥n que tuvo en su momento de mayor esplendor. El mercurio est√° sedimentado en el fondo de la bah√≠a, pero desde junio de 1994 los peces y mariscos tienen unos niveles seguros de mercurio y las redes que durante a√Īos aislaron la zona fueron retiradas en 1997

Toxicología del mercurio

La exposición humana al mercurio proviene hoy de tres fuentes principales: el consumo de pescado, las amalgamas dentales y las vacunas.

Sombrerero loco

Las amalgamas dentales se han usado durante m√°s de 150 a√Īos, y el debate sobre la peligrosidad del mercurio que contienen es antiguo. Realmente la dosis que puede ser inhalada a partir de ellas es peque√Īa, aumentando en las personas que consumen mucho chicle, debido al acto de la masticaci√≥n. Los empastes realizados con amalgama de plata tienen un color plateado y su uso ha disminu√≠do mucho en nuestro entorno, m√°s por motivos est√©ticos que relacionados con la salud. Mucho mayores son los niveles hem√°ticos que se pueden encontrar en individuos expuestos profesionalmente a los vapores de mercurio. Los casos m√°s severos de intoxicaci√≥n por vapores de mercurio conducen a una tr√≠ada sintom√°tica de temblor intencional, gingivitis y eretismo (comportamiento bizarro). Se dice que el Sombrerero Loco de Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas era una probable v√≠ctima de intoxicaci√≥n ocupacional por mercurio. Si os hab√©is quedado preocupados por vuestros empastes, no existe hoy ninguna evidencia cient√≠fica que avale la retirada de las amalgamas, ya que el propio proceso de retirada genera vapor de mercurio y un incremento de sus niveles hem√°ticos.

El metilmercurio llega a los humanos desde el mar a través de los peces, como ocurrió en Minamata. Se produce por la biometilación del mercurio inorgánico presente en los sedimentos acuáticos. Se acumula en la cadena alimentaria acuática y alcanza su mayor concetración en los peces depredadores más longevos, como el tiburón o el pez espada. Como se ha dicho, el cerebro se lleva la peor parte cuando los niveles de metilmercurio crecen, produciéndose destrucción regional de las neuronas del cortex visual y del cerebelo, pero también incrementa el riesgo cardiovascular.

Con respecto al Timerosal, se ha utilizado como conservante de muchas vacunas desde 1930. A pesar de que contiene etil mercurio, los primeros estudios toxicol√≥gicos llevados a cabo no encontraron efectos adversos para la salud. Sin embargo, un an√°lisis posterior realizado en 2001, parec√≠a revelar unos niveles de mercurio excesivamente elevados en los ni√Īos vacunados y la administraci√≥n estadounidense retir√≥ el timerosal de las vacunas. Unos a√Īos despu√©s la alarma de 2001 se demostr√≥ excesiva y recientemente la OMS ha concluido que el timerosal no es peligroso, ya que los niveles de mercurio en realidad no alcanzan los niveles t√≥xicos.

La herencia de Minamata

Los sucesos de Minamata constituyen uno de los mayores desastres ambientales de la historia. Dicen que los japoneses aprendieron la lección y que hoy la ciudad de Minamata es modélica en el manejo de los residuos. Los recientes acontecimientos de Fukushima tal vez contradicen esta impresión. Tal vez los japoneses no aprendieron, pero sin duda la humanidad no aprendió nada y ha tropezado muchas veces en piedras similares. Completaremos la historia del mercurio a propósito de la historia del emperador, pero eso será en la segunda parte de este post. Por hoy os dejamos con el trailer de una película que no veremos aquí, pero que tal vez necesitaríamos ver.