Entradas ‘keynote’

4 cosas que debes evitar en tus presentaciones (Episodio 1)

13/ 07/ 10
microsoft

Esta primera serie de cosas que debes evitar en tus charlas está centrada en la filosofía de las presentaciones y su preparación. La segunda entrega de este artículo se centra en aspectos más técnicos y será publicada muy pronto en Neurobsesion. Estas son nuestras recomendaciones:


No seas el Dr Frankesntein

frankenstein

Hay tres elementos que hacen √ļnica tu charla: el presentador, el mensaje y el p√ļblico. Las posibles combinaciones de estos factores hacen de cada presentaci√≥n algo diferente. No es la misma charla la que dar√≠as a un grupo de estudiantes que la que dar√≠as a un grupo de pacientes.

Es muy importante orientar tu presentaci√≥n al p√ļblico al que va dirigida. Tienes que interesarte por el conocimiento previo que tienen del tema, ver cu√°les son sus objetivos, y qu√© aspectos les pueden interesar en particular.

Por esta raz√≥n no es muy recomendable hacer refritos de charlas previas. Por un lado creamos una especie de monstruo de Frankenstein hecho de retales, con una estructura poco clara. Por otro damos una imagen de desinter√©s en el p√ļblico, hay que hacer que se sientan un poco especiales.

Es muy pr√°ctico usar diapositivas de presentaciones anteriores, pero siempre con un formato y un contenido que encaje dentro de la estructura de la nueva, y siempre sin abusar de este recurso.

No des la espalda

clint

El m√°ximo exponente de la “muerte por powerpoint” es presentar sentado de espaldas al p√ļblico. Demuestra una concepci√≥n completamente err√≥nea de lo que debe ser una charla o una sesi√≥n. Si lo que queremos es leer un documento en voz alta entonces es m√°s eficaz darle a cada uno una copia del documento y que lo lea cuando le resulte m√°s conveniente. Pero si queremos dar una charla uno de los principales valores es el contacto visual.

Las diapositivas son un apoyo que no puede sustituir nuestra presentaci√≥n. Hay que presentar de cara al p√ļblico y tener en cuenta que nuestras diapositivas son s√≥lo un apoyo, no lo principal. Estamos acostumbrados a que los oradores paren su charla al cambiar de diapositiva, miren a la pantalla y luego nos expliquen diapositiva por diapositiva. Si mantienes el contacto visual con el p√ļblico mientras expones tus argumentos, con las diapositivas pasando en un segundo plano conseguir√°s un efecto muy positivo, ya que ser√° dif√≠cil distraer la atenci√≥n de tu mensaje. ¬†

Cuidadín con el puntero

vader

Siguiendo la mentalidad anterior, un puntero l√°ser es algo que habr√≠a que usar con mucho cuidado (y no me refiero al riesgo de dejar a alguien ciego). Si quieres destacar algo de tu powerpoint dis√©√Īalo desde un principio de forma que sobresalga. Por ejemplo: alguien pone una tabla de un articulo escaneada y se√Īala con su puntero la s√©ptima fila que es la que nos interesa. Desde 5 metros el texto casi no se lee as√≠ que ni siquiera te molestes. Cuando prepares la charla coge los datos de esa tabla y piensa en qu√© es lo que resulta interesante para tus oyentes. Una vez identifiques estos elementos piensa en c√≥mo presentarlos de forma que lo importante destaque. La mejor forma de usar el puntero l√°ser es hacer una presentaci√≥n que no necesite de puntero.¬†

Actualizaci√≥n: Se me hab√≠a olvidado comentar otro punto negativo del puntero, el temblor “presencial”. Es inevitable que estemos nerviosos al presentar, pero si adem√°s tenemos un puntero l√°ser en las manos es muy probable que lo usemos m√°s all√° de lo necesario y estemos cada dos palabras apuntando como locos a las diapositivas. Esto ya distrae de por s√≠ a la audiencia, pero si adem√°s movemos el puntero en sacudidas circulares podemos hipnotizarlos con facilidad. Est√°is avisados.

No vayas sin un Plan B

planB

No hay momento más angustioso que cuando empiezas tu charla y la presentación no carga. Si tu powerpoint sólo era un apoyo puede que seas capaz de salir a flote con dignidad. Si por el contrario tu powerpoint contiene todos los datos y tu charla depende por completo de estas diapositivas (porque eres un poco vaguete y no te las sabes) entonces más te vale preparar un plan B e incluso un plan C.

Cuenta con que uses el programa que uses tendrás que adaptarlo al ordenador y proyector donde vayas a presentar. Si no sabes qué sistema operativo, suite ofimática o resolución del proyector te vas a encontrar, entonces ponte en lo peor.

Si usas las √ļltimas versiones de Office tendr√°s que usar el asistente de compatibilidad y guardar el archivo en formato powerpoint 97-2007, que ser√° compatible con la mayor√≠a de versiones de Office disponibles (as√≠ que nada de guardar en .pptx si no sabes seguro que en el ordenador donde presentas lo va a poder abrir). Si eres de Mac y usas Keynote (enhorabuena por tu buen gusto) tienes dos opciones: o presentas con tu port√°til Mac (tendr√°s que comprar los cables adaptadores), o exportas tu presentaci√≥n a formato powerpoint. Esta opci√≥n no es infalible, as√≠ que tendr√°s que comprobar c√≥mo ha quedado abri√©ndola antes en powerpoint para no llevarte sorpresas. Como plan C yo siempre exporto todas las diapositivas a im√°genes en formato .jpg, que muy mal tiene que darse la cosa para que no las pueda reproducir.¬†

Y tampoco est√° de m√°s llevar dos l√°pices de memoria o guardar todas tus presentaciones en el dropbox. Tienes que estar preparado para cualquier cat√°strofe.