Entradas ‘concurso’

El tiempo es oro

04/ 11/ 11
agoogleaday

Seguro que record√°is una joya televisiva de los ochenta llamada “El tiempo es oro”. Se trataba de un concurso de preguntas de cultura general presentado por Constantino Romero que echaban la noche de los domingos. Tras una serie de preguntas generales y otra ronda de preguntas espec√≠ficas los concursantes se enfrentaban a una terror√≠fica pregunta final. Esta √ļltima prueba era tan dif√≠cil que los jugadores pod√≠an llevar dos ayudantes al plat√≥ y usar varias enciclopedias, a condici√≥n de encontrar la respuesta antes de que la cuenta atr√°s terminase. La televisi√≥n ha cambiado desde entonces y, dejando a un lado el celacanto cat√≥dico que es “Saber y Ganar”, el resto de concursos (los pocos que quedan) han bajado el list√≥n de dificultad.

Este momento de nostalgia viene a cuento porque hace unos meses que Google y el New York Times han rescatado este concurso y nos retan cada día a resolver un enigma digno del programa de Don Constantino: A Google a Day. Para conseguir la respuesta a cada pregunta podemos utilizar todo el poder del buscador y sus herramientas, incluso nos da pistas y recomendaciones si estamos atascados y caemos en la tentación del camino fácil. Para que os hagáis una idea del tipo de pregunta os dejo este ejemplo en honor de un gran anatomista francés:

Paul Broca

Si alguno de vosotros es un usuario avanzado del buscador seguramente ya est√© pensando en los malditos spoilers: Google lanza la pregunta. Alg√ļn friki escondido en el s√≥tano de la casa de sus padres la resuelve y la cuelga en su blog. Yo inocentemente trato de investigar la respuesta buscando en Google y entre los resultados me encuentro con la soluci√≥n colgada por el friki. No os preocup√©is, los de Google han pensado en todo y por eso han dise√Īado Deja Google, una m√°quina del tiempo que te permite buscar en Internet tal y como √©sta exist√≠a antes de que el juego comenzara.

El juego puede seguirse tambi√©n en la secci√≥n de pasatiempos del New York Times, para aquellos que hab√©is seguido entrenando con la enciclopedia Larousse esperando la vuelta de Constantino Romero. La propia compa√Ī√≠a del buscador reconoce en su blog que el objetivo de estos enigmas es aprender a usar las herramientas de b√ļsqueda, as√≠ como otros servicios: traductor, calculadora, mapas‚Ķ Tranquilos, lo hacen por nuestro bien. Si confiamos en Google nuestra vida ser√° mejor. Son nuestros amigos. Lo √ļnico que deb√©is evitar, y es importante que no lo olvid√©is, es no buscar jam√°s google en google

Etiquetas: ,