Patagonia

05/ 08/ 11

Paz para los crep√ļsculos que vienen

“[...]Yo aqu√≠ me despido, vuelvo
a mi casa, en mis sue√Īos,
vuelvo a la Patagonia en donde
el viento golpea los establos
y salpica hielo el Océano.
Soy nada m√°s que un poeta: os amo a todos,
ando errante por el mundo que amo:
en mi patria encarcelan mineros
y los soldados mandan a los jueces.
Pero yo amo hasta las raíces
de mi peque√Īo pa√≠s fr√≠o.
Si tuviera que morir mil veces
allí quiero morir:
si tuviera que nacer mil veces
allí quiero nacer,
cerca de la araucaria salvaje,
del vendaval del viento sur,
de las campanas recién compradas.
Que nadie piense en mí.
Pensemos en toda la tierra,
golpeando con amor en la mesa.
No quiero que vuelva la sangre
a empapar el pan, los frijoles,
la m√ļsica: quiero que venga
conmigo el minero, la ni√Īa,
el abogado, el marinero,
el fabricante de mu√Īecas,
que entremos al cine y salgamos
a beber el vino m√°s rojo.

Yo no vengo a resolver nada.

Yo vine aquí para cantar
y para que cantes conmigo.”

El texto pertenece al Canto General, de Pablo Neruda. La pel√≠cula es un time-lapse rodado con c√°maras Canon 5d y 7d. Los autores son Adam Colton y Adam Stokowski. El lugar es la Patagonia. Y nuestra dedicatoria es para nuestra compa√Īera Patricia, que sigue los caminos de la Geriatr√≠a, y para todos los hermanos chilenos que desde all√° nos leen.

Etiquetas: , ,

Minamata y el emperador (parte 1)

31/ 07/ 11
Minamata

Minamata, Japón. Primera mitad del siglo XX

Mapa

La bah√≠a de Minamata est√° en la costa oeste de Kyushu, la m√°s meridional de las islas de Jap√≥n. Hist√≥ricamente el pueblo de Minamata se dedic√≥ a la pesca en las ricas aguas de la bah√≠a. Pero es duro ser pescador, aqu√≠ y en Jap√≥n, y pagar todos los a√Īos un triste tributo de vidas al Dios del mar. Por eso, cuando en 1908, en los √ļltimos a√Īos del periodo Meiji, la empresa Chisso Corporation instal√≥ una f√°brica de fertilizantes en la localidad, la poblaci√≥n la acogi√≥ con los brazos abiertos. Durante los a√Īos siguientes Chisso creci√≥ hasta convertirse en una de las principales empresas de Jap√≥n, y Minamata creci√≥ con ella.

A principios de los a√Īos 50 comenzaron los fen√≥menos extra√Īos. Primero fueron los gatos: se les ve√≠a danzando por la calle, se ca√≠an al mar y mor√≠an ahogados. La gente los miraba curiosa. Hablaban de los gatos suicidas. En aquel momento la mayor parte de la fuerza productiva de Minamata trabajaba en Chisso. La empresa se hab√≠a especializado en la producci√≥n de acetaldeh√≠do, que se utilizaba para la producci√≥n de pl√°stico. Tras la Segunda Guerra Mundial el sector vivi√≥ un aut√©ntico boom y mientras los gatos danzaban, los peces comenzaron a flotar en la bah√≠a.

Despu√©s de los gatos y los peces les toc√≥ el turno a las personas. Aqu√≠ y all√°, algunos vecinos de la ciudad comenzaban a tambalearse al andar, a tener dificultades para hablar. En 1956 lleg√≥ la epidemia. La confusi√≥n se adue√Ī√≥ de todos. ¬ŅQu√© estaba ocurriendo? ¬ŅEra un virus? ¬ŅAcaso una epidemia de s√≠filis? La respuesta chorreaba hacia la bah√≠a con las aguas residuales de Chisso: durante veinte a√Īos toneladas de mercurio, empleado en el proceso de producci√≥n del acetaldehido, se hab√≠an vertido al mar, contaminando a los peces, envenenando a ritmo lento a unas 200.000 personas, habitantes de la costa, que depend√≠an del pescado de la bah√≠a como fuente casi √ļnica de prote√≠nas.

Fotos de Minamata

La enfermedad de Minamata

Las personas adultas expuestas a la intoxicaci√≥n por metilmercurio desarrollaban, entre otras manifestaciones, visi√≥n borrosa, trastornos olfatorios y gustativos, marcha at√°xica, parestesias en las manos, disartria y s√≠ntomas somatosensoriales y psiqui√°tricos. Los ni√Īos nacidos de madres expuestas presentaban una extensa espongiosis del c√≥rtex cerebral. El metilmercurio era, por tanto, (y es) un potente neurot√≥xico para el cerebro humano, y sobre todo para el cerebro en desarrollo.

Los hijos de las mujeres intoxicadas en la bahía de Minamata sufrían serios retrasos mentales y motores, con dificultades para la deglución, la masticación, el habla, la marcha y la coordinación de movimientos. Los casos más severos desembocaban en un mutismo acinético

El antiguo fot√≥grafo de Life, Eugene Smith, y su mujer Aileen, vivieron varios a√Īos en Minamata, documentando en numerosas fotograf√≠as, algunas de las cuales se incluyen en este post, los efectos del mercurio sobre sus v√≠ctimas.

Chisso

La respuesta de Chisso Corporation no fue precisamente r√°pida. Inicialmente instalaron un dispositivo que, te√≥ricamente, disminuir√≠a las emisiones de mercurio, pero los casos siguieron aumentando. Chisso interrumpi√≥ la producci√≥n de acetaldehido en 1968, cuando se introdujo una nueva t√©cnica para producir el pl√°stico. Hacia el a√Īo 1970 la empresa fue condenada a indemnizar a las v√≠ctimas del desastre. A√ļn en nuestros d√≠as la empresa sigue operando en la localidad, produciendo fertilizantes y material inform√°tico, y a√ļn en nuestros d√≠as siguen apareciendo enfermos que luchan porque el Gobierno reconozca su problema. Mientras tanto Minamata ha perdido el 70% de la poblaci√≥n que tuvo en su momento de mayor esplendor. El mercurio est√° sedimentado en el fondo de la bah√≠a, pero desde junio de 1994 los peces y mariscos tienen unos niveles seguros de mercurio y las redes que durante a√Īos aislaron la zona fueron retiradas en 1997

Toxicología del mercurio

La exposición humana al mercurio proviene hoy de tres fuentes principales: el consumo de pescado, las amalgamas dentales y las vacunas.

Sombrerero loco

Las amalgamas dentales se han usado durante m√°s de 150 a√Īos, y el debate sobre la peligrosidad del mercurio que contienen es antiguo. Realmente la dosis que puede ser inhalada a partir de ellas es peque√Īa, aumentando en las personas que consumen mucho chicle, debido al acto de la masticaci√≥n. Los empastes realizados con amalgama de plata tienen un color plateado y su uso ha disminu√≠do mucho en nuestro entorno, m√°s por motivos est√©ticos que relacionados con la salud. Mucho mayores son los niveles hem√°ticos que se pueden encontrar en individuos expuestos profesionalmente a los vapores de mercurio. Los casos m√°s severos de intoxicaci√≥n por vapores de mercurio conducen a una tr√≠ada sintom√°tica de temblor intencional, gingivitis y eretismo (comportamiento bizarro). Se dice que el Sombrerero Loco de Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas era una probable v√≠ctima de intoxicaci√≥n ocupacional por mercurio. Si os hab√©is quedado preocupados por vuestros empastes, no existe hoy ninguna evidencia cient√≠fica que avale la retirada de las amalgamas, ya que el propio proceso de retirada genera vapor de mercurio y un incremento de sus niveles hem√°ticos.

El metilmercurio llega a los humanos desde el mar a través de los peces, como ocurrió en Minamata. Se produce por la biometilación del mercurio inorgánico presente en los sedimentos acuáticos. Se acumula en la cadena alimentaria acuática y alcanza su mayor concetración en los peces depredadores más longevos, como el tiburón o el pez espada. Como se ha dicho, el cerebro se lleva la peor parte cuando los niveles de metilmercurio crecen, produciéndose destrucción regional de las neuronas del cortex visual y del cerebelo, pero también incrementa el riesgo cardiovascular.

Con respecto al Timerosal, se ha utilizado como conservante de muchas vacunas desde 1930. A pesar de que contiene etil mercurio, los primeros estudios toxicol√≥gicos llevados a cabo no encontraron efectos adversos para la salud. Sin embargo, un an√°lisis posterior realizado en 2001, parec√≠a revelar unos niveles de mercurio excesivamente elevados en los ni√Īos vacunados y la administraci√≥n estadounidense retir√≥ el timerosal de las vacunas. Unos a√Īos despu√©s la alarma de 2001 se demostr√≥ excesiva y recientemente la OMS ha concluido que el timerosal no es peligroso, ya que los niveles de mercurio en realidad no alcanzan los niveles t√≥xicos.

La herencia de Minamata

Los sucesos de Minamata constituyen uno de los mayores desastres ambientales de la historia. Dicen que los japoneses aprendieron la lección y que hoy la ciudad de Minamata es modélica en el manejo de los residuos. Los recientes acontecimientos de Fukushima tal vez contradicen esta impresión. Tal vez los japoneses no aprendieron, pero sin duda la humanidad no aprendió nada y ha tropezado muchas veces en piedras similares. Completaremos la historia del mercurio a propósito de la historia del emperador, pero eso será en la segunda parte de este post. Por hoy os dejamos con el trailer de una película que no veremos aquí, pero que tal vez necesitaríamos ver.

Vallas que son muros, muros que son grietas

31/ 07/ 11
Noria

Grietas, de Mario Benedetti

Cartel 2011

La verdad es que
grietas
no faltan

así al pasar recuerdo
las que separan a zurdos y diestros
a pequineses y moscovitas
a présbites y miopes
a gendarmes y prostitutas
a optimistas y abstemios
a sacerdortes y aduaneros
a exorcistas y maricones
a baratos e insobornables
a hijos pródigos y detectives
a borges y s√°bato
a may√ļsculas y min√ļsculas
a pirotécnicos y bomberos
a mujeres y feministas
a aquarianos y taurinos
a profil√°cticos y revolucionarios
a vírgenes e impotentes
a agnósticos y monaguillos
a inmortales y suicidas
a franceses y no franceses

a corto o a larguísimo plazo
todas son sin embargo
remediables

hay una sola grieta
decididamente profunda
y es la que media entre la maravilla del hombre
y los desmaravilladores

a√ļn es posible saltar de uno a otro borde
pero cuidado
aquí estamos todos
ustedes y nosotros
para ahondarla

se√Īoras y se√Īores
a elegir
a elegir de qué lado
ponen el pie.

Dedicado a Vicente Gotor Santamaría, constructor de muros, y a la Semana Negra de Gijón, foco de cultura e ilusiones.

The Mountain

30/ 07/ 11

La tormenta de arena lleg√≥ a la isla de madrugada. Terje Sorgjerd escup√≠a los granos que le llenaban la boca. A pesar de llevar gafas casi no pod√≠a abrir los ojos. Una funda para la lluvia proteg√≠a la mayor parte de su c√°mara, pero ten√≠a miedo de que el objetivo acabara ray√°ndose. Con los ojos entrecerrados mir√≥ hacia el cielo y s√≥lo pudo ver una nube de arena. Hab√≠a viajado desde Noruega para grabar el cielo de la isla de Tenerife, y s√≥lo le quedaban dos noches antes de volver. Ya hab√≠a estado otras veces en la isla, pero este proyecto era especial. Quer√≠a hacer un Time-Lapse, una sucesi√≥n de cientos de fotograf√≠as que colocadas una detr√°s de otra dieran la impresi√≥n de ser un video grabado en tiempo real. Cargado con su Canon 5D, cuatro objetivos, filtros, tr√≠podes, gr√ļa y ra√≠les hab√≠a subido a la falda del Teide hasta encontrar un sitio perfecto. Para poder ver las estrellas con claridad las fotograf√≠as necesitar√≠an un gran tiempo de exposici√≥n, para capturar puntos tan d√©biles de luz. El viento y la arena hab√≠an estropeado su plan. No era capaz de ver ninguna estrella en el cielo. S√≥lo las luces amarillas de la isla vecina Gran Canaria se abr√≠an paso a trav√©s de la tormenta.

La toma estaba perdida. La m√°quina sacaba varias fotos por minuto, y estaba programada para seguir as√≠ durante cinco horas si √©l no la paraba. Decidi√≥ recoger el campamento, pero fuera de su tienda el viento soplaba muy fuerte. Eran las 4 de la ma√Īana. Mejor dejarla, al d√≠a siguiente ver√≠a si quedaba algo aprovechable. Se meti√≥ en su saco de dormir y descans√≥ durante unas horas. Al d√≠a siguiente no se acordar√≠a, pero aquella noche hab√≠a so√Īado con el oce√°no √Ārtico, con los d√≠as en los que el sol apenas se eleva sobre el horizonte antes de volver a esconderse.

Por la ma√Īana el cielo estaba despejado. Al llegar al Hotel mir√≥ las fotograf√≠as. No pod√≠a creer lo que ve√≠a en la pantalla de su ordenador. La V√≠a L√°ctea se ve√≠a a trav√©s de la arena, y las luces de Gran Canaria convert√≠an la tormenta en un mar de nubes doradas. En su habitaci√≥n sonaba “Nuvole bianche”, una hermosa pieza compuesta por su amigo Ludovico Einaudi. Sonri√≥ mientras miraba por la ventana. Ser√≠a mejor si hubiera sido “nuvole gialle”, pero le valdr√≠a para el video. Cogi√≥ su equipo y sali√≥ del hotel, ten√≠a mucho que fotografiar todav√≠a.

Etiquetas: ,

Salman Khan y la Fundación

28/ 07/ 11

Salman Khan y la Fundación

“Si Isaac Newton hubiera colgado v√≠deos sobre c√°lculo en YouTube no habr√≠a tenido que hacerlo yo mismo‚Ķ suponiendo que sus v√≠deos fueran buenos‚Ķ ”
Salman Khan era el listo de la familia. Bueno, también era el listo de su pandilla… y el del instituto. Además tenía un gran talento para explicar Matemáticas, y mientras se sacaba sus tres títulos del MIT y su MBA de Harvard aprovechaba su tiempo libre para dar clases de álgebra o cálculo a sus amigos y familiares.

Una banca de inversión se hizo con sus servicios como analista y Khan se quedó a vivir en Boston, lejos de su Lousiana natal. Gracias a Internet Salman pudo continuar su labor como profesor particular de Matemáticas de sus sobrinos en Nueva Orleans. Al principio utilizó herramientas como Yahoo Notepad, pero a medida que la demanda de sus servicios iba en aumento decidió que sería buena idea grabar en video sus charlas y así sus alumnos podrían acceder a ellas cuando quisieran.

khan academy

El resto de la historia de Khan sucedi√≥ a toda velocidad. El √©xito de sus v√≠deos fue tal que ya ha grabado 2400 de ellos, y ha abandonado su empleo en el fondo de inversiones por este proyecto altruista convirti√©ndolo en una organizaci√≥n sin √°nimo de lucro: Khan Academy. Alumnos (no s√≥lo ni√Īos) de todo el mundo pueden acceder a cualquier lecci√≥n de Matem√°ticas, Ciencias, Econom√≠a, Historia‚Ķ con tan s√≥lo hacer un click. Adem√°s pueden completar ejercicios de cada tema y seguir un itinerario. Los profesores de las escuelas pueden sumarse a la iniciativa y complementar sus clases en el Mundo Real con las de Academia Khan, y seguir la evoluci√≥n de sus pupilos a trav√©s de Internet.

La ejecuci√≥n del proyecto es sencilla y muy estimulante, y grandes mecenas de Internet (Google, Microsoft, y la Fundaci√≥n Bill & Melinda Gates) han colaborado con sus billetes verdes a llevar a√ļn m√°s lejos el sue√Īo de este joven de origen Bengal√≠.

Es posible que alguno de vosotros haya pensado al leer esto que Salman Khan ha tenido una gran idea. No es verdad. No es realmente su idea. Forma parte de un plan desarrollado hace 60 a√Īos. No creo que hay√°is o√≠do hablar de √©l. En 1951 un grupo de matem√°ticos desarrollaron un sistema capaz de predecir el futuro de la civilizaci√≥n. Los ordenadores de la √©poca no permit√≠an aplicarlo a peque√Īos eventos, donde el azar jugaba un papel muy importante, pero s√≠ a sucesos que afectaran a toda la Humanidad. Los cient√≠ficos llegaron a la conclusi√≥n de que en el siglo XXI los seres humanos luchar√≠amos en una terrible Tercera Guerra Mundial, y que todo el conocimiento de nuestra civilizaci√≥n caer√≠a olvidado durante miles de a√Īos antes de volver a resurgir. Para reducir el periodo de oscuridad tecnol√≥gica a unos pocos cientos de a√Īos desarrollaron El Plan. Aquellos encargados de encauzar los pasos de la Humanidad en las pautas marcadas por El Plan se llamaron a s√≠ mismos La Fundaci√≥n. El l√≠der de todos ellos, un humilde escritor de origen jud√≠o, ocultaba las claves del Plan en sus novelas para intentar influir en los seres humanos sin que se supieran manipulados, ya que eso podr√≠a cambiar el comportamiento de la sociedad de forma impredecible.

S√≥lo en contadas ocasiones aparec√≠a p√ļblicamente para intentar corregir las desviaciones m√°s graves de El Plan. Esta fue una de sus √ļltimas apariciones:

El reverso tenebroso de tu iPad

18/ 07/ 11
bfishadow en flickr

El reverso tenebroso de tu iPad

Desde el primer momento supiste que quer√≠as uno. No ten√≠as muy claro para qu√©, esa pregunta no era la importante. En la cola de la fnac se te escapaba una sonrisa de satisfacci√≥n mientras sujetabas la caja. Cuando llegaste a casa y lo abriste quedaste impresionado por su pantalla. La nitidez, la fluidez con la que responde a los movimientos de los dedos, sus materiales‚Ķ El iPad es un maravilla del dise√Īo, si, pero es tambi√©n el m√°ximo exponente de la pol√≠tica de Apple de restricciones de software. S√≥lo podr√°s instalar aquello que Apple autorice en su tienda de aplicaciones. Apple se defiende de las acusaciones de monopolio diciendo que es su producto y que s√≥lo controlando lo que se instala pueden asegurar que no se va a estropear. Los que defienden un mayor control por parte del usuario argumentan que las razones son econ√≥micas: que es una estrategia para que los programas tengan que ser vendidos exclusivamente en la tienda de Apple. Por esta raz√≥n han creado una forma de luchar contra el gran imperio de la manzana: el jailbreak.

jailbreakme.com

Desde la aparici√≥n del primer iPhone internet se llen√≥ de foros donde se explicaba paso a paso c√≥mo conseguir saltarse los bloqueos de Apple para poder instalar aplicaciones “no aprobadas por Apple”. Con cada versi√≥n del desbloqueo (jailbreak) Apple sacaba una actualizaci√≥n para corregir las fisuras que hab√≠an permitido pasar a los hackers. Aunque al principio el proceso era s√≥lo para usuarios avanzados, con el paso de las versiones el procedimiento se ha ido simplificando hasta llegar a la pen√ļltima: iOS 4.3.3. Ahora solamente necesitas entrar en una p√°gina web desde el navegador de tu iPad-iPhone para poder hacer el Jailbreak: jailbreakme.com

Turno de preguntas:

¬ŅPara que sirve el jailbreak?

cydia

Al hacer el jailbreak desde jailbreakme.com tendr√°s un nuevo icono en el escritorio del ipad: Cydia. En este programa encontrar√°s una tienda paralaela a la de Apple desde la que podr√°s instalar gran variedad de programas. Con ellos podr√°s modificar cualquier ajuste del iPad: podr√°s cambiar iconos, fondos de escritorio, el sistema de llamadas, hacer que el iPad se convierta en un router Wifi desde la conexi√≥n 3G, instalar Flash, servidores VNC, sincronizar sin cables, cambiar el mal√≠simo sistema de notificaciones del iPhone, sacar m√°s partido a los gestos de la pantalla multit√°ctil… Un mont√≥n de opciones vedadas por Apple que dejar√°n satisfecho al usuario m√°s exigente.

Adem√°s, si est√°s dispuesto a pasarte al lado oscuro puedes descargarte Installus, una copia de la AppStore que puedes descargar del repositorio hackulous del Cydia (Sources> Add> http://cydia.hackulo.us/). Desde aqu√≠ podr√°s instalar sin pagar pr√°cticamente cualquier aplicaci√≥n de la AppStore de forma gratuita. Queremos dejar claro que no apoyamos esta pr√°ctica. Desarrollar una aplicaci√≥n conlleva mucho esfuerzo, y en general las aplicaciones del iOS tienen el precio de un caf√©. Si quer√©is probar alguna descargaos las versiones de prueba, pero no pirat√©eis. Apoyad a los desarrolladores y as√≠ tendremos mejores aplicaciones. Don’t be rata.

¬ŅCu√°les son las desventajas?

La primera es que el tu iPad-iPhone-iPod dejar√° de ser lo que Steve Jobs ten√≠a planeado para t√≠ y por tanto no se har√° cargo de los problemas que puedan surgir, as√≠ que si se te queda como un ladrillo negro por culpa de andar jugando a ser un hacker no pidas luego explicaciones en el servicio t√©cnico de Apple. Los hombres de negro se reir√°n de ti a la cara y tendr√°s que sacarte las casta√Īas del fuego. Por otro lado no podr√°s actualizar el sistema con las novedades que saca Apple hasta que exista un nuveo jailbreak para la √ļtlima versi√≥n, o perder√°s el desbloqueo.

De todas formas cuando me preguntan cu√°l es la principal desventaja siempre digo lo mismo: el tiempo. Desbloquear el iPhone/iPad es relativamente sencillo cuando todo sale bien, y puede que nunca tengas ning√ļn problema; pero si algo falla nadie te va a salvar de pasarte la noche en foros de internet intentando resucitar a tu peque√Ī√≠n. Si no est√°s dispuesto a perder algo de tiempo con ello olvidate de intentarlo.

¬ŅTengo que prepararlo de alguna manera?

Recomendamos realizar una copia de seguridad por si quieres volver al estado bloqueado: en iTunes cuando tengas el iPad enchufado ver√°s en la columna de la izquierda el icono del dispositivo. Pulsa el bot√≥n derecho del rat√≥n y dale a crear copia de seguridad. Si en alg√ļn momento quieres volver a la versi√≥n oficial s√≥lo tienes que hacer el mismo proceso pero elegir restaurar.

Para usuarios m√°s avanzados existe la opci√≥n de guardar SHSH blobs para poder hacer un downgrade de sistema operativo. Recomendamos TinyUmbrella. ¬ŅNo entendiste nada? Entonces es que probablemente no lo necesitas.

¬ŅY con esto puedo usar la tarjeta de Vodafone en un m√≥vil de Movistar?

No, eso es el Unlock, y es un segundo desbloqueo. Si tienes pensado hacer esto este artículo no es suficiente y tendrás que buscar en otros lugares más oscuros de internet. No hagas el jailbreak hasta que estés seguro de que el método es compatible con un posterior unlock.

He hecho lo que pon√≠ais del jailbreak y mi la pantalla de mi iPad est√° negra como el sobaco de un grillo. ¬ŅQu√© hago?

Lo siento mucho pero no nos responsabilizamos de los problemas que te puedan surgir en esta aventura en la tierra de los hacker. Si te surge alguna complicaci√≥n ya sabes, STFW! Hay miles de foros dedicados a este tema y seguro que alguien ha tenido el mismo problema que t√ļ.

google jailbreak

Esperamos que como orientaci√≥n os haya sido √ļtil, y si como siempre esperamos vuestros comentarios. Si os parece mucho l√≠o os recomendamos el fant√°stico blog Lifehcaker, donde mantienen una gu√≠a actualizada paso a paso de como hacer el Jailbreak: lifehacker.

Galileo Galilei, de Bertolt Brecht

12/ 06/ 11
Galileo

“La ciencia comercia con el saber, con un saber ganado por la duda. Proporcionar saber sobre todo y para todos, eso es lo que pretende, y hacer de cada uno un desconfiado. Ahora bien, la mayor√≠a de la poblaci√≥n es mantenida en un vaho nacarado de supersticiones y viejas palabras por sus pr√≠ncipes, sus hacendados, sus cl√©rigos, que s√≥lo desean esconder sus propias maquinaciones. La miseria de la mayor√≠a es vieja como la monta√Īa y desde el pulpito y la c√°tedra se manifiesta que esa miseria es indestructible como la monta√Īa. Nuestro nuevo arte de la duda encant√≥ a la gran masa. Nos arranc√≥ el telescopio de las manos y lo enfoc√≥ contra sus torturadores. Estos hombres ego√≠stas y brutales, que aprovecharon √°vidamente para s√≠ los frutos de la ciencia, notaron al mismo tiempo que la fr√≠a mirada de la ciencia se dirig√≠a hacia esa miseria milenaria pero artificial que pod√≠a ser terminantemente anulada, si se los anulaba a ellos. Nos cubrieron de amenazas y sobornos, irresistibles para las almas d√©biles. ¬ŅPero acaso pod√≠amos negarnos a la masa y seguir siendo cient√≠ficos al mismo tiempo? Los movimientos de los astros son ahora f√°ciles de comprender, pero lo que no pueden calcular los pueblos son los movimientos de sus se√Īores. La lucha por la mensurabilidad del cielo se ha ganado por medio de la duda; mientras que las madres romanas, por la fe, pierden todos los d√≠as la disputa por la leche. A la ciencia le interesan las dos luchas. Una humanidad tambaleante en ese milenario vaho nacarado, demasiado ignorante para desplegar sus propias fuerzas no ser√° capaz de desplegar las fuerzas de la naturaleza que vosotros descubr√≠s. ¬ŅPara qu√© trabaj√°is? Mi opini√≥n es que el √ļnico fin de la ciencia debe ser aliviar las fatigas de la existencia humana. Si los hombres de ciencia, atemorizados por los d√©spotas, se conforman solamente con acumular saber por el saber mismo, se corre el peligro de que la ciencia sea mutilada y que vuestras m√°quinas s√≥lo signifiquen nuevas calamidades. As√≠ vay√°is descubriendo con el tiempo todo lo que hay que descubrir, vuestro progreso s√≥lo ser√° un alejamiento progresivo de la humanidad. El abismo entre vosotros y ella puede llegar a ser tan grande que vuestras exclamaciones de j√ļbilo por un invento cualquiera recibir√°n como eco un aterrador griter√≠o universal. Yo, como hombre de ciencia tuve una oportunidad excepcional: en mi √©poca la astronom√≠a lleg√≥ a los mercados. Bajo esas circunstancias √ļnicas, la firmeza de un hombre hubiera provocado grandes conmociones. Si yo hubiese resistido, los estudiosos de las ciencias naturales habr√≠an podido desarrollar alga as√≠ como el juramento de Hip√≥crates de los m√©dicos, la solemne promesa de utilizar su ciencia s√≥lo en beneficio de la humanidad.”

Este fragmento pertenece a la obra La vida de Galileo, cuya primera versi√≥n fue escrita por Bertolt Brecht entre los a√Īos 1937 y 1939. La segunda (versi√≥n americana) la escribi√≥ unos a√Īos m√°s tarde en colaboraci√≥n (dato para coleccionistas de curiosidades) con el actor Charles Laughton.

Si os ha gustado este fragmento no deberíais dejar de pasar por aquí.

Etiquetas: ,
Page 6 of 42« First...«45678»102030...Last »