Private public science

14/ 12/ 11
journals

Private public science

-驴Doctor, puedo hacerle una pregunta?-
Casi imperceptiblemente el m茅dico mir贸 su reloj, llevaba dos pacientes de retraso -Por supuesto.-
-Yo se que tiene mucha experiencia tratando a pacientes con mi enfermedad, y no cuestiono su profesionalidad, se lo pregunto por pura curiosidad: 驴D贸nde estudia usted mi enfermedad?-
-驴C贸mo que d贸nde?驴Se refiere a en qu茅 sitio?-
– Lo he formulado mal, disculpe. Me refiero a de d贸nde saca usted informaci贸n de mi enfermedad.-
– Ah, bueno鈥 pues no se鈥 principalmente libros de Neurolog铆a.-
– Entiendo, entiendo. No se moleste, doctor pero 驴qui茅n escribe los libros?. Quiero decir, 驴De d贸nde saca la informaci贸n la persona que escribe los libros?-
Por un momento el m茅dico pens贸 que le estaban tomando el pelo.- Pues sobre todo de art铆culos de revistas y de otros libros.- El m茅dico mir贸 el reloj. Llevaba ya una hora de retraso.
-Ah, revistas, claro. Pero, hay una cosa que no entiendo: 驴Qui茅n escribe en las revistas?-
-Las revistas tienen un comit茅 editorial y seleccionan entre los art铆culos que se env铆an aquellos m谩s interesantes o que consideran m谩s adecuados para la l铆nea de cada revista.-
-Me tiene que perdonar Doctor, pero 驴qui茅n env铆a esos art铆culos?-
-Pues cualquiera que quiera que se le publique un art铆culo. Por supuesto hay que seguir una metodolog铆a cient铆fica y respetar las normas de la revista, porque si no el art铆culo ser谩 rechazado. Pero cumpliendo esas normas cualquiera puede enviar un art铆culo a cualquier revista, yo mismo por ejemplo, acabo de enviar una art铆culo a una revista americana.
-No se lo tome mal, se lo pregunto por aut茅ntica curiosidad, pero 驴qu茅 inter茅s puede tener usted en mandar un art铆culo?驴Le pagan dinero?
-No, lo cierto es que incluso tendr铆a que pagar si me lo publicasen, porque quiero incluir un gr谩fico en color. Y los estudios podr铆a decirse que est谩n pagados por los organismos p煤blicos, como el Hospital o la Universidad, no por las revistas. La raz贸n por la que quiero publicar (adem谩s del inter茅s divulgativo, por supuesto) es que la publicaci贸n es uno de los factores fundamentales de mi curriculum. El a帽o que viene convocan una oposici贸n de plazas en la sanidad p煤blica y las publicaciones cient铆ficas cuentan much铆simo.
-驴Y yo podr铆a leer esas revistas? Nunca las he visto en los quioscos. –
-En general no. Podr铆as suscribirte a alguna de ellas, pero son tan caras que solemos pedir acceso a trav茅s del Hospital o la Universidad. Ni siquiera as铆 podemos acceder a todas ellas. Reconozco que hay algunas gratuitas, pero suelen tener menos prestigio y no suelen tener mucho inter茅s.
– Perdone otra vez m谩s, pero hay algo que no he entendido bien. Usted dice que la forma de conocer la informaci贸n nueva de mi enfermedad es a trav茅s de revistas cient铆ficas (o de libros escritos a partir de ellas). Las instituciones potencian que sus trabajadores escriban en estas revistas valor谩ndolo en oposiciones y financiando su investigaci贸n. 驴Es correcto hasta ah铆?-
-Si, en general es correcto.-
-Pero luego cuando lo quieren publicar lo env铆an a revistas de pago a las que gente de otros centros tendr谩 que pagar para poder acceder, 驴y me dice que es simplemente por prestigio?.
-Bueno, podr铆a decirse que s铆.-
-驴Y podr铆a darse la situaci贸n en la que si usted publica en una revista a la que no est茅 suscrito su Hospital鈥n estudio financiado por este centro que es p煤blico鈥l propio Hospital no pueda acceder a este art铆culo una vez salga la revista?-
-No sabr铆a decirle, supongo que si el Hospital pagase el art铆culo鈥
-驴Y no le parece un poco absurdo, doctor?-
-Pues mire, entiendo que le puede parecer un poco raro, pero as铆 es como son las cosas y no las vamos a cambiar ni usted ni yo. Si me disculpa llevo mucho retraso y hoy tengo veinte revisiones de pacientes que estar谩n esperando para entrar.-
-Desde luego, lo entiendo perfectamente doctor, perd贸neme acosarle con tantas preguntas. Un mill贸n de gracias por su paciencia.- El paciente se levant贸 con dificultad y agarr贸 el bast贸n.
-No se preocupe, pida una revisi贸n para dentro de un a帽o-. El Doctor sujetaba la puerta y manten铆a una sonrisa un poco forzada.
-Muy bien, hasta otra ocasi贸n Doctor..-
El m茅dico se dirigi贸 a su mesa y abri贸 el navegador. Hab铆a estado buscando un art铆culo que no estaba disponible en su hospital, pero ten铆a una clave que le hab铆a pasado un compa帽ero de otro hospital. Sonri贸 al ver que la descarga hab铆a finalizado. Mir贸 el listado de pacientes y avis贸 para que pasaran al siguiente. Seis primeras visitas y veinte revisiones en una ma帽ana. La crisis, se dijo, la crisis.

El ministro de ciencia ingl茅s lo tiene claro

Esta ficticia consulta ilustra el sinsentido al que hemos llegado en el mundo de las publicaciones cient铆ficas. Podr铆amos dedicar todo el blog a discusiones sobre este tema, as铆 que de momento hoy os dejamos con lo que parece una estupenda noticia en la p茅rfida Albi贸n: el ministro de ciencia brit谩nico apuesta por el open acces.

Puedes dejar un comentario, o un trackback de tu sitio web.

Una respuesta a “Private public science”

  1. Querolus Dice:

    December 15th, 2011 at 6:54 pm

    Que gran tema…. Yo llevo tiempo d谩ndole vueltas a como hacer un post sobre esto. Creo que es necesario tumbar el sistema de publicaci贸n actual… Y hay que usar todas las herramientas. Los blogs a la cabeza.
    Supongo que habr谩s visto el video del editor de PLoS One en la universidad de Stanford. Si no, te lo recomiendo.

Deja un comentario