Goin’ faster than a roller coaster

11/ 01/ 11

Mi momento favorito es la lenta subida, escuchando el ruido que hace la cadena que tira de la vagoneta hacia la cima, viendo como el parque de atracciones se hace cada vez más pequeño y el viento sopla con más fuerza. Tratas de sonreir, que nadie perciba tu temor. Te preguntas una y otra vez en qué demonios estabas pensando cuando te subiste, a quién querías impresionar (porque siempre es ese el motivo, ¿no?). El traqueteo se hace más lento hasta detenerse, el vagón se inclina. Unos segundos después tu estómago asoma por tu garganta y tu cabeza se mueve fláccida, como la de esos perros que se colocan en el salpicadero de un coche. Cuando pasas la peor de las bajadas te descubres gritando como una niña e intentas corregir el timbre ahora que el recorrido te da un respiro, pero cada vez que la vagoneta se acerca al suelo sacas a pasear al Farinelli que llevas dentro. El circuito termina y en tu cabeza oyes los latidos acelerados de tu corazón. Cuando pisas el suelo lo primero que sientes es el alivio de encontrarte a salvo. Lo segundo, que sólo dura unos breves instantes, es un vacío inexplicable, un hambre diferente que te empuja a la locura y te hace decir a tus acompañantes: ¿subimos otra vez?

Estos vídeos corresponden a algunas de las mayores aberraciones creadas por el hombre. Máquinas de tortura creadas por mentes perversas, que se retuercen como serpientes de hierro, ahogando los gritos de los incautos que se adentran en sus entrañas.

Steel Dragon 2000

Esta locura sólo podía ocurrírsele a los Japoneses. Se encuentra en el Nagashima Spa Land, en la región de Mie. Mide 100 metros de alto alcanzando en las dos primeras bajadas más de 150 km/h. Ostenta además el récord del recorrido más largo, con 2,4 km/h. Si queréis ver como se ve desde la primera fila apretaos el pañal y pinchad el enlace.

Titán

Tras la caída desde 75 metros y la entrada del túnel Titán introduce a los intrépidos viajeros en un carrusel en el que experimentarán fuerzas de hasta 4,5 G’s. De hecho, las quejas por problemas cervicales en muchos usuarios hizo que el trazado se cambiase y de disminuyera la velocidad a la que la máquina entra en el carrusel (si os fijáis en el video casi se detiene). Si queréis dejar vuestros mentones impactados en el esternón sólo tenéis que desplazaros al parque Six Flags en Arlington, Texas, o probar suerte en Goliath, el hermano gemelo que podéis encontrar en el Six Flags Magic Mountain de Los Ángeles.

Millenium Force

Sin palabras. Deja que los 720p de resolución en pantalla completa te transporten a la primera fila de esta locura del Cedar’s Point en Ohio.

Kingda Ka

El Rey de las montañas rusas. Protagonista de uno de mis episodios favoritos de megaconstrucciones, el Kingda Ka es la montaña más alta, con mayor caída libre y con mayor velocidad del mundo. Un lanzador hidráulico te dispara a 205 kilómetros por hora contra una torre de 140 metros, arrastrándote de nuevo en un ángulo de 90 grados contra el suelo. No te dará tiempo a sufrir. También de manos de Six Flags, pero esta vez en New Jersey.

“El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva al odio, el odio lleva a la ira, la ira lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti.”

Puedes dejar un comentario, o un trackback de tu sitio web.

2 Respuestas a “Goin’ faster than a roller coaster”

  1. Quionia Dice:

    January 16th, 2011 at 11:19 am

    Vaya idea de reportaje tal original no?? Sin duda, la última atracción que colgasteis es una locura!!!

  2. luis Dice:

    July 5th, 2011 at 9:21 pm

    increrible, mucha razon eso nos pasa a todos y ami igual.

Deja un comentario