Entradas en October de 2010

Un esp铆ritu libre no debe aprender como esclavo

31/ 10/ 10
Rossellini

Roberto Rossellini fue uno de los mejores directores de cine del siglo XX. Comenz贸 a rodar pel铆culas en los duros a帽os de la II Guerra Mundial, y sobre las ruinas de una Europa moribunda firm贸 sus primeras obras maestras: Roma citt谩 apperta se rod贸 en la capital de Italia dos meses despu茅s de su liberaci贸n por las tropas americanas, Germania anno zero se film贸 en el sector franc茅s de Berl铆n, con actores no profesionales, en medio de un paisaje postapocal铆ptico, Pais谩 utiliz贸 tambi茅n actores no profesionales para rodar una historia coral sobre el fin de la guerra.

Roma

Con esta trilog铆a Rossellini se convert铆a en uno de los padres el neorrealismo. Sin embargo, lejos de estancarse aqu铆, Rossellini inici贸 una b煤squeda tenaz de formas expresivas que consiguieran satisfacer su idea del cine como un instrumento educativo, como un arma moral. En 1963, consciente de la potencialidad enorme de la naciente televisi贸n, decide abandonar el cine y dedicarse a realizar pel铆culas “did谩cticas” destinadas a su emisi贸n por televisi贸n. S贸crates, La Edad de Hierro, La toma de poder por Luis XIV, Los hechos de los ap贸stoles o Pascal son algunos ejemplos de esta 茅poca. Una 茅poca en la que Rossellini se interesa profundamente por la ciencia, en un momento en que el mundo se transforma a una velocidad de v茅rtigo a lomos de aquella.

Un esp铆ritu libre no puede aprender como esclavo es uno de los muy recomendables libros que escribi贸 durante los 煤ltimos a帽os de su vida. En 茅l transmite ideas simples pero enormemente clarividentes sobre nuestro mundo y sobre la educaci贸n. Reproducimos a continuaci贸n su explicaci贸n sobre lo que denominaba la semicultura

“La semicultura es peor que la ignorancia porque nos enga帽a. Su enga帽o hace posible tenernos atados de pies y manos, subyugados por quimeras.
La semicultura, en efecto es la ilusi贸n de saber. Los medios de comunicaci贸n nos alimentan a diario con est铆mulos y con noticias. Pero estos medios, no lo olvidemos, est谩n al servicio de grupos dominantes que los manejan a su antojo; para servirlos adecuadamente necesitan del 茅xito a toda costa.

pais谩

Se explica as铆 la tendencia actual de los medios de comunicaci贸n al “sensacionalismo”, el af谩n de exagerar las noticias m谩s insignificantes, de enunciar a bombo y platillo cualquier tema, cualquier problema viejo o nuevo.
Por tal raz贸n las noticias, problemas y conceptos que difunden est谩n ya manipulados desde el principio. La extrema rapidez con que han de elaborarse los programas en los medios de comunicaci贸n, por otra parte, los condena fatalmente a la superficialidad m谩s absoluta.
Los medios de comunicaci贸n hacen “cultura” a su manera. Pero la sirven en dosis aplastantes y su fin no es el de instruir, sino el de condicionar: el resultado es la semicultura.[…]
Hoy, que tanto se habla de compromiso y de cultura, resulta inevitable que la gran mayor铆a de los hombres -privada de los conocimientos que les permitir铆a tener las ideas claras, los cuales, por otra parte, no los proporciona la escuela, ni tampoco los medios de comunicaci贸n- se refugie en la ilusi贸n de saber, cuando no se simula saber. Los medios de comunicaci贸n se convierten as铆 en los ministros por antonomasia del reino de la semicultura.
El comportamiento de sus s煤bditos es comparable al de un bibliotecario que conociera los t铆tulos de todas las obras confinadas a su tutela, pero no su contenido, y que a煤n as铆 se creyera en la obligaci贸n de discutir las ideas de, pongamos, Kant, Leibnitz o Freud”

Secci贸n antes y despu茅s: se aceptan voluntarios

29/ 10/ 10
antesydespues

Aquellos que segu铆s neurObsesion desde sus comienzos sab茅is que nos interesa mucho el dise帽o de las presentaciones. Aquellos que acab谩is de llegar a nuestro blog est谩is invitados a visitar nuestra secci贸n de tutoriales, donde podr茅is encontrar muchos art铆culos sobre presentaciones, powerpoint, y otros temas relacionados. Siempre insistimos en que el dise帽o de una presentaci贸n no es simplemente poner colores m谩s bonitos y un tipo de letra result贸n. El dise帽o comienza con un l谩piz y una hoja en blanco, ideando la forma m谩s visual de acompa帽ar nuestra charla. Es el equivalente a un storyboard de una pel铆cula. Por supuesto que la est茅tica puede ayudar a hacer m谩s agradable la presentaci贸n, pero es s贸lo la 煤ltima capa de trabajo, lo fundamental son los cimientos.

Lo que os proponemos hoy es que nos mand茅is algunas diapositivas con las que no est茅is muy satisfechos, para que podamos proponeros nuevas formas de presentarlas. La idea es que nos mand茅is dos o tres diapositivas que est茅n relacionadas entre s铆, con un texto explicando lo que quer茅is decir en cada una y una breve contextualizaci贸n sobre el tema de la charla, el p煤blico al que va dirgido, el tipo de reuni贸n en que lo vais a presentar… Pod茅is enviarnos vuestras diapositivas (en el formato que m谩s rabia os de) a nuestra direcci贸n neurobsesion@gmail.com.

Fred Plum y los Anales de la Neurolog铆a

26/ 10/ 10
fred plum

Fred Plum mir贸 con desesperaci贸n la revista que ten铆a entre sus manos, en la sala de espera de la oficina de Washington de la Asociaci贸n de M茅dicos Americana. El papel era demasiado pobre, como el de un peri贸dico o un tabloide. Las ilustraciones eran de muy mala calidad, mucho peores que las del JAMA (Journal of American Medical Association).
Fred se gir贸 hacia su amigo Sam Trufant, presidente de la Asociaci贸n de Neur贸logos Americana, quien hab铆a accedido a acompa帽arle a esta reuni贸n:

-Lo que m谩s me molesta no es la porquer铆a de papel que usamos ni los dibujos prehist贸ricos. Lo que me revuelve las tripas es que soy el editor jefe de Archives, y estoy harto de que decidan retrasar nuestros n煤meros cuando les de la gana sin contar con mi opini贸n. Por Dios, Sam, le debo un m铆nimo de seriedad a nuestros autores, no puedo seguir con esto.

-Tranquilo, Fred. Estoy seguro de que entender谩n la situaci贸n y tomar谩n las medidas鈥-Trufant fue interrumpido por una voz de mujer.

-Disculpen, doctores, pueden pasar al despacho del Dr. Parrot.- Una joven secretaria les avis贸 desde detr谩s del enorme mostrador.

Max H. Parrot era un m茅dico de Portland con aspecto de pocos amigos. Era el Presidente electo de la AMA y apenas dedic贸 un gru帽ido a los dos neur贸logos mientras les indicaba con un gesto que ocupasen los dos asientos del despacho. Fred Plum trat贸 de calmar sus 谩nimos y le explic贸 a Parrot los problemas que atravesaba la revista Archives of Neurology, propiedad de la AMA. Tras escuchar al Dr. Plum (que ten铆a fama de excelente orador), Max Parrot mantuvo un tenso silencio. Encendi贸 un cigarro habano y comenz贸 a reirse.

-Doctor Plum, Doctor Trufant, pueden ustedes irse por donde han venido. No cambiaremos nuestra pol铆tica editorial para contentarles a ustedes.

Plum sostuvo una g茅lida mirada al m茅dico de Portland. Acto seguido, sonriendo para si mismo, se levant贸 del silla y abandon贸 el despacho sin despedirse del presidente de la AMA. Sam Trufant segu铆a con dificultad la marcha de su colega hacia la calle. Fred se detuvo al llegar a la acera.

-Fred, 驴est谩s bien?

-Que le den por culo a estos patanes, Sam. Fundaremos nuestra propia revista.

El ritmo de las siguientes semanas fue fren茅tico. Fred Plum dimiti贸 como editor en jefe de la revista Archives of Neurology, as铆 como todos los miembros de la junta editorial. La Asociaci贸n de Neur贸logos Americana (ANA) retir贸 su apoyo a la revista. Plum dise帽贸 la nueva revista desde cero. Se llamar铆a Annals of Neurology. Fred eligi贸 el distintivo color gris azulado de la portada (que mantiene en la actualidad) y supervis贸 cada detalle. Muchos art铆culos que hab铆a sido enviados a Archives se retiraron y se enviaron a Annals. La revista de la AMA sufri贸 tal golpe que tardar铆a a帽os en recuperarse. El mismo Plum se puso en contacto personalmente con muchos bibliotecarios para convencerles de que se suscribieran a su nueva revista, que contaba con el aval de la ANA (que s贸lo ten铆a 150 miembros) y de la Asociaci贸n de Neurolog铆a Pedi谩trica (que contaba con m谩s de 600). Los editores de Nueva York se rieron de la aventura de Plum, pero Little Brown, una peque帽a editorial de Boston, accedi贸 a publicar su revista.

anales

The Annals of Neurology se convirti贸 en un 茅xito instant谩neo. El primer n煤mero se public贸 en Enero de 1977, con una circulaci贸n inicial de casi 3000 ejemplares, y casi 6000 a finales de ese a帽o. Plum, guiado por el consejo de sus compa帽eros Posner y Asbury, introdujo cambios en la pol铆tica editorial imperante en la 茅poca, limitando el mandato del editor jefe a 8 a帽os y reduciendo los tiempos de aceptaci贸n de los art铆culos por debajo del periodo habitual de otras revistas, que tardaban alrededor de un a帽o. Treinta y tres a帽os despu茅s The Annals of Neurology est谩 entre las tres principales revistas de Neurolog铆a cl铆nca, peg谩ndose por la pole con Lancet Neurology y Brain.

Fred Plum falleci贸 el 11 de Junio de 2010, tras una larga lucha contra una Afasia Progresiva Primaria, una macabra paradoja para uno de los grandes neur贸logos del siglo XX, cuyas palabras alumbraron el camino a generaciones de m茅dicos con obras maestras como The Diagnosis of Stupor and Coma.

Bahamas in Technicolor

25/ 10/ 10

La 煤ltima maravilla vista en Vimeo, del director Ryan Lightbourn, un virtuoso de nuestra querida 5D de Canon. El video nos muestra espectaculares tomas de las Islas 脕baco y Harbour del archip茅lago de Bahamas, la primera tierra americana que pis贸 nuestro amigo Crist贸bal. Si pinch谩is en el logo de vimeo podr茅is ver los casi 100 comentarios hasta el momento, donde Ryan da explicaciones de muchos aspectos t茅cnicos, como medidas para estabilizar las tomas, ajuste de color, software de edici贸n… Un curso acelerado de filmographer para afortunados poseedores de la 5D de Canon. Imprescindible el HD y pantalla completa. La m煤sica es deAndrew Bird – “Untitled” y Animal Collective – “Winter’s Love”

Dolor, gabapentina y pregabalina

14/ 10/ 10
Medicina, Life

El grupo Therapeutics Initiative, de la Universidad de British Columbia, analiz贸 en su Therapeutics Letter de julio-diciembre de 2009 las evidencias existentes para el uso de la gabapentina en pacientes con dolor neurop谩tico. Los resultados son totalmente desalentadores. Pod茅is consultar todo el documento en este enlace, pero reproducimos a continuaci贸n sus conclusiones:

Counterthink

1. La promoci贸n enga帽osa elev贸 a la gabapentina a la categor铆a de blockbuster; sin embargo la evidencia cient铆fica sugiere que la gabapentina desempe帽a un papel m铆nimo en el control del dolor.

2. La gabapentina reduce el dolor neurop谩tico en menos de un punto en una escala del 1-10 y beneficia tan s贸lo a un 15% de pacientes cuidadosamente seleccionados (NNT=6-8).

3. Una proporci贸n de pacientes sufren da帽os derivados de su uso (NNT=8)

4. Puede realizarse un test de beneficio/da帽o tras uno o dos d铆as de tratamiento a dosis bajas (100-900 mg/d)

5. Es improbable que el beneficio aumente con dosis mayores o tratamientos m谩s prolongados

6. Los opioides ofrecen mayor alivio en el dolor neurop谩tico cr贸nico con efectos adversos cualitativamente diferentes

7. Tened particular precauci贸n en pacientes con riesgo de deterioro cognitivo, trastornos del equilibrio, riesgo de ca铆das, o cuando el edema es indeseable

8. Reevaluad a los pacientes que toman gabapentina al menos cada dos meses. Su corta semivida de eliminaci贸n permite valorar nuevamente la relaci贸n beneficio/da帽o suspendiendo el f谩rmaco durante 1-2 d铆as (m谩s en caso de insuficiencia renal)

9. La gabapentina no tiene ning煤n papel en el dolor nociceptivo agudo

10. Los beneficios y da帽os de la pregabalina son similares a los de la gabapentina, con mayores costes.

Esta es la evidencia. Pero 驴cu谩les son los hechos?. Desde el punto de vista de cl铆nicos de trinchera, hemos visto salir a los pacientes a millares de las Unidades del Dolor con su Neurontin primero y su Lyrica despu茅s, al ritmo que la moda y la publicidad del laboratorio marcaban. Pero 驴cu谩les son los n煤meros? el Observatorio de Uso de Medicamentos de la AEMPS ha estudiado el uso de antiepil茅pticos en Espa帽a. Desgraciadamente no han actualizado su an谩lisis despu茅s de 2006, pero ya se puede ver en el siguiente gr谩fico, c贸mo la gabapentina alcanzaba altura estratosf茅rica mientras la pregabalina entraba en el mercado con ganas de desbancar a su hermana comercial.

AEMPS

Y seguro que la ha desbancado: en el segundo cuatrimestre de 2010 Lyrica es el tercer f谩rmaco m谩s rentable de Pfizer a nivel mundial, con unos beneficios de 762 millones de d贸lares para la empresa (un 20% mayores que en el mismo periodo de 2010, toma crisis). No est谩 mal para un f谩rmaco con eficacia marginal…

Crisis

Y no parece escaso desembolso para un Sistema de Salud que anuncia su agotamiento y presagia su transformaci贸n. La situaci贸n, evidentemente, no es buena, y puede ser aprovechada por los neoconservadores para arrojarnos de cabeza en el fango de la privatizaci贸n. Afortunadamente es posible leer en algunos medios an谩lisis mejor fundamentados y existen en el mundo soluciones que tal vez deber铆amos considerar. En caso contrario podemos encontrarnos dentro de muy poco tiempo en un lugar donde no nos gustar谩 estar. Porque, no lo olvidemos, el caso de la gabapentina o la pregabalina es tan s贸lo un bot贸n de muestra que se mueve en los l铆mites de la absoluta legalidad. Sin embargo, Pfizer ha tenido que pagar en el pasado cuantiosas sumas por diversas pr谩cticas ilegales de promoci贸n y comercializaci贸n de f谩rmacos. En manos de las corporaciones ya estamos.

E independientemente de todo esto no conviene olvidar el meollo de la cuesti贸n: m茅dicos utilizados como marionetas, muchas veces gustosas de su papel. Y pacientes empleados como mercanc铆as en el mejor de los casos, y conejillos de indias en el peor, testigos impotentes de c贸mo el Mercado se ha hecho due帽o de la salud… y de su ausencia.

Buen viaje, Don Manuel

12/ 10/ 10
alexandre, lopez vazquez, gonzalez

Hoy dicen los peri贸dicos que se ha muerto Manuel Alexandre. Hoy es un d铆a triste porque con Alexandre sentimos c贸mo se muere una parte de nuestro pasado de cin茅filos. Un pasado habitado por seres entra帽ables, que supieron expresar como nadie la dualidad humana, la mezquindad y la grandeza que coexisten en nuestros pobres corazones. Pepe Isbert, Jos茅 Luis Ozores, Rafaela Aparicio, Cassen, Agust铆n Gonz谩lez, Gracita Morales, Luis Ciges, Antonio Gamero, Jos茅 Luis L贸pez V谩zquez, Antonio Garisa, Rafael Alonso,… son s贸lo algunos de los muchos c贸micos (ahora los llaman titiriteros en los peri贸dicos, afeando su imprescindible trabajo) que llenaron el denostado cine espa帽ol de joyas imperecederas.

atraco a las tres

Bajo la batuta de Bardem, Berlanga, Ferreri y Azcona crearon una especie de neorrealismo ib茅rico que conviene revisitar de vez en cuando para llenarse los ojos de maravilla y nostalgia, y que Jos茅 Luis Cuerda fue capaz de revivir fugazmente en tres o cuatro joyas alucinadas que marcaron nuestros a帽os ochenta.

Manuel Alexandre pudo ser muchos personajes, pero fue siempre Alexandre: un hombre peque帽o de voz temblorosa, con una sonrisa abierta que muchas veces se torc铆a en un rictus dolorido ante el embate de una sociedad agresiva que no respetaba a sus hijos. No era un bueno monol铆tico, como esos buenos Robinwillianescos que nos venden los yankies, empalagosos hasta la diabetes. Era un bueno lleno de peque帽as maldades, de esos que caminan por ah铆, raros pero reales. Por eso lo queremos. Ved sus pel铆culas y no morir谩 nunca del todo.

Os dejamos unos cortes de “El a帽o de las luces”. Ahora mismo no podr铆a hacer un juicio sobre la pel铆cula. Hace m谩s de veinte a帽os que la vi, y entonces me gust贸, aunque en el intervalo he perdido la fe en Fernando Trueba. De todos modos nunca he olvidado el papel de Manuel Alexandre, aquel tipo venido a menos, sometido por su mujer, pero con la cabeza llena de fantas铆as, amante de los cl谩sicos franceses y de los Campos El铆seos.

Etiquetas: ,

Prepara tus im谩genes para revistas cient铆ficas

06/ 10/ 10
imagenes

En el New England Journal of Medicine han aceptado tu 煤ltimo trabajo, vas a ser la envidia del Hospital. Tus compa帽eros te mirar谩n al pasar como si fueras el Leo Messi de la medicina. Los residentes querr谩n tu aut贸grafo en sus batas. Te mereces un despacho m谩s grande. Definitivamente vas a encargar la taza, el pin y camiseta con el logo del NEJM.

El problema son las malditas im谩genes de la resonancia. En el revised manuscript dicen “The raster image file should be at 266 dpi when the width of the figure is 4 in.” Ni siquiera est谩s seguro de en qu茅 idioma est谩 escrita esta frase. La taza hubiera quedado tan bien en tu despacho鈥
No te preocupes, en neurObsesion queremos que nuestros lectores lleguen a lo m谩s alto del imperio del factor de impacto, as铆 que en cuatro sencillos pasos os explicaremos c贸mo preparar vuestras im谩genes.

1: Im谩genes: unos y ceros

pixels por Twistiti en Flickr

Las im谩genes digitales, simplificando mucho, pueden dividirse en dos grandes categor铆as: gr谩ficos vectoriales e im谩genes rasterizadas. Para este tutorial en particular lo que nos interesa es el segundo grupo, las rasterizadas. Las fotograf铆as que hemos hecho con nuestras c谩maras digitales son todas de este grupo. Para poder entender c贸mo editarlas hace falta entender c贸mo procesa nuestro ordenador las fotograf铆as.

Cada punto de luz de tu monitor est谩 formado por tres peque帽as luces de colores (una roja, una verde y una azul, es el llamado sistema RGB), y variando el brillo de cada una de estas tres luces es capaz de emitir luz de hasta 16 millones de colores diferentes. Lo que hace con una foto es guardar el color de cada uno de los peque帽os puntos de luz (un valor para cada color) que forman la imagen, son lo que llamamos p铆xels.

2: Megap铆xels: el tama帽o importa.

eiffel por pynomoscato en flickr

Cada imagen tiene por tanto un n煤mero finito de puntos de luz a lo ancho y otro n煤mero a lo alto. Los sensores de las c谩maras de fotograf铆a se comparan por el n煤mero de p铆xels que son capaces de detectar (no tanto por la calidad con la que los detectan). Supongamos que tenemos una foto de la Torre Eiffel que hemos hecho con una c谩mara de 0,3 megap铆xels de nuestro m贸vil viejo. La foto tiene 640 p铆xels de ancho por 480 de alto. Si la proyectamos en una pantalla de 1024 p铆xels de ancho, s贸lo tendremos informaci贸n para llenar la mitad de la pantalla. Si queremos que se vea m谩s grande lo que conseguiremos es que aparezcan cuadrados cada vez m谩s grandes que dejar谩n en evidencia la mala calidad de la imagen. Seguro que eso os ha pasado alguna vez al descargar alguna imagen de internet y a帽adirla en vuestro Powerpoint.

3: 驴C贸mo conseguir la resoluci贸n deseada?

resolucion

Las revistas suelen recomendar el n煤mero de p铆xels por pulgada que quieren que tengan las im谩genes que se les env铆an, as铆 como el tama帽o m谩ximo de estas ilustraciones. Supongamos lo siguiente: 1) no entiendes nada de estas cosas. 2) Tienes una imagen en formato jpg de una RMN que tienes que mandar a una revista y te piden que tenga una resoluci贸n de 150 ppi con un tama帽o de 3 pulgadas. 驴Por donde empiezas?

Para este tutorial vamos a usar Photoshop de Adobe, pero pod茅is encontrar estas mismas opciones en programas gratuitos como Gimp para MacOSX o Paint.NET para Windows.

Abre la imagen que quieres enviar. En el men煤 de opciones Imagen existe una opci贸n llamada Tama帽o de imagen. La ventana que aparece se divide en dos partes: una permite decidir el tama帽o de la imagen en p铆xels y la otra el tama帽o en mil铆metros (o pulgadas) y resoluci贸n.

Vamos a lo pr谩ctico: la imagen que te han cedido los radi贸logos es un jpg de 1500 p铆xels de ancho por 753 p铆xels de alto. La revista te dice que la imagen final tiene que medir 3 pulgadas (inches) y que en cada pulgada tiene que haber 150 p铆xels. Esto quiere decir que el ancho total en p铆xels de la imagen ha de ser de 450 p铆xels (150 x 3). Puedes modificarla de dos maneras: la primera es escribir el ancho de la imagen (450) en p铆xels y dejar que calcule el alto de forma autom谩tica. Recuerda activar la opci贸n de mantener proporciones. La segunda es escribir el ancho en mm o pulgadas (3 en nuestro caso), y adem谩s la resoluci贸n (150 ppi). Una vez que le des a Aceptar cualquiera de estas dos opciones tu imagen estar谩 lista para el NEJM, s贸lo tienes que guardarla en el formato deseado.

4: 驴Puedo aumentar el tama帽o de una imagen?

Imag铆nate que los radi贸logos no estaban muy generosos y la imagen que te cedieron tiene un tama帽o menor que los 450 p铆xels que te pide la publicaci贸n. 驴Hay alguna posibilidad? Lo cierto es que si la imagen es de mala calidad (a veces aunque la resoluci贸n sea buena la imagen es mediocre) hay poco que podamos hacer por mejorarla. Si la diferencia de tama帽o es peque帽a se puede tratar de aumentar. Photoshop (o cualquiera de los otros programas) utiliza potentes algoritmos para inventarse nuevos puntos de informaci贸n, y a veces lo consigue sin notarse demasiado el retoque. En otras ocasiones el tama帽o es demasiado peque帽o y no hay nada que hacer. Piensa que todo esto se aplica tambi茅n a im谩genes para incluir en tus presentaciones de Powerpoint, as铆 que puedes aprovechar estas t茅cnicas para preparar tus presentaciones.