Entradas en September de 2010

Desentra√Īando los trastornos de la marcha

27/ 09/ 10
muybridge

Eadweard J. Muybridge (1830-1904) y √Čtienne-Jules Marey (1830-1904) han pasado a la historia como los inventores de la cronofotograf√≠a, una t√©cnica que consist√≠a en plasmar en una superficie fotogr√°fica las diversas fases del movimiento, en un claro precedente de las im√°genes animadas, de la cinematograf√≠a.

fusil marey

Marey invent√≥ un “fusil cronofotogr√°fico” (ver figura) que era capaz de realizar 12 fotos por segundo y vali√©ndose de √©l estudi√≥ el movimiento de multitud de animales grandes y peque√Īos, y particularmente la locomoci√≥n humana.

Por su parte, Muybridge (que, por cierto, mat√≥ al amante de su mujer dispar√°ndole un balazo y una frase legendaria: Good evening, Major, my name is Muybridge and here is the answer to the letter you sent my wife) desarroll√≥ una carrera paralela, estudiando el movimiento de los caballos al galope y dise√Īando diversos artefactos para mostrar im√°genes en movimiento.

Ellos dieron los primeros pasos en el estudio de la marcha, con series fotográficas como la que encabeza esta entrada. La observación de la marcha humana es una inapreciable fuente de información, ya que su discurrir armónico es el resultado de el funcionamiento combinado de multitud de aparatos y sistemas, y puede verse afectado por patologías muy diversas. Trastornos musculares, articulares, del sistema nervioso periférico, piramidales, extrapiramidales, sensitivos, cerebelosos, entre otros deterioran la marcha, produciendo en muchos casos patrones característicos cuya identificación lleva directamente al diagnóstico.

running

No obstante, y a pesar de su riqueza semiológica, nuestra valoración de la marcha no va muchas veces más allá de una mera aproximación cualitativa. En paciente ancianos, en los que la marcha se deteriora hasta el punto de condicionar riesgo de caídas, y con ellas de fracturas o problemas hemorrágicos (especialmente relevantes en paciente bajo tratamiento anticoagulante), es muy importante cuantificar el grado de deterioro y el riesgo de caídas asociado. Os traemos hoy cuatro escalas que pueden ayudarnos a categorizar de modo más preciso y a cuantificar, sobre todo con fines de valoración evolutiva, los trastornos de la marcha:

juancar cae

1. La escala de Tinetti: tiene dos subescalas, una de valoración del equilibrio y otra de valoración de la marcha. Se administra en 8-10 minutos y valora el riesgo de caídas del individuo. La puntuación máxima es de 28. Por debajo de 19 puntos se considera que el paciente tiene alto riesgo de caídas, entre 19 y 24 existe riesgo moderado.

2. La escala timed get up and go también valora el riesgo de caídas. Tiene tres modalidades: TUG simple, que valora el tiempo invertido por el sujeto en levantarse de una silla, caminar tres metros, darse la vuelta, volver a la silla y sentarse (corte 13.5 segundos), TUG cognitivo, en el que el paciente simultáneamente cuenta hacia atrás (corte 14.5 segundos) y TUG manual, en que el paciente realiza la misma tarea mientras sujeta un vaso de agua (corte 15 segundos).

3. El test de equilibrio de Berg plantea al paciente una serie de tareas de progresiva complejidad (capacidad de estar sentado sin respaldo, de levantarse, de permanecer de pie con los ojos cerrados, de girar, de mantenerse erguido sobre un solo pie,…) asignando una puntuaci√≥n en funci√≥n de la capacidad de ejecuci√≥n de cada una de las pruebas.

4. El Short Physical Performance Battery eval√ļa asimismo la funcionalidad de los miembros inferiores en pacientes ancianos. En el enlace que proporcionamos se puede descagar un software educativo para entrenarse en la administraci√≥n del test.

10 drogas que no debes tomar antes de conducir

24/ 09/ 10

La √ļltima vuelta de tuerca al viejo “Si bebes no conduzcas”. Aunque est√° en alem√°n no plantea muchos problemas de comprensi√≥n (alle zusammen=todas juntas).

Etiquetas: ,

Luther

24/ 09/ 10
luther

Este no ha sido el a√Īo m√°s brillante para las series de televisi√≥n. Aunque hay series nuevas que han tenido mucho √©xito (sobre todo Glee y Modern Family), los estrenos de la √ļltima temporada han sido m√°s bien flojos. Pero mientras un servidor perd√≠a el tiempo buscando en la parrilla americana un remedio para la abstinencia de Lost, en la p√©rfida Albi√≥n estrenaban la que sin duda ha sido la mejor serie de televisi√≥n del √ļltimo a√Īo (al menos para la redacci√≥n de neurObsesion): Luther.

john

En sólo 6 episodios Luther da una lección a sus colegas americanas de cómo debe ser una serie procedimental. John Luther, interpretado por Idris Elba (el genial Stringer Bell de The Wire), es un inspector de policía excepcional. Su pasión, instinto e inteligencia se combinan con una personalidad muy conflictiva, con tendencia a tomarse la justicia por su cuenta.

A lo largo de cada capítulo se desarrolla un caso criminal, que plantean y resuelven los guionistas de forma magistral (con demasiado lucimiento de Luther a veces, eso sí), y que vemos interrumpido en muchas ocasiones por los problemas personales de John, que poco a poco van tomando importancia hasta convertirse en protagonistas.

alice

Idris Elba es la estrella indiscutible, pero la interpretación y los diálogos con los secundarios son de matrícula de honor. Ruth Wilson pone los pelos de punta desde su primera aparición, y el triángulo amoroso entre John, Zoe y Mark North escapa de lo que nos tienen acostumbrados los yankees.

La BBC demuestra una vez más que los ingleses nos da mil vueltas, y que con menos presupuesto que CSI o Bones se pueden hacer grandes series de televisión. Sin duda nuestra recomendación para luchar contra el síndrome postvacacional.

Enlace: EURORAD

22/ 09/ 10
EURORAD

EURORAD es la p√°gina web de la Sociedad Europea de Radiolog√≠a. Entre otros servicios, la p√°gina ofrece una rica base de datos de casos radiol√≥gicos, agrupados por subespecialidades. Activa desde 1999, la base de datos atesora a d√≠a de hoy m√°s de 3.500 casos. Entre ellos m√°s de 500 son casos neuroradiol√≥gicos, la mayor√≠a de gran inter√©s. Conviene destacar que las im√°genes no son la √ļnica documentaci√≥n que se proporciona en torno al caso, sino que se acompa√Īan de una completa informaci√≥n cl√≠nica, que concluye con una discusi√≥n fundamentada en referencias actualizadas. Todo ello la convierte en una excelente referencia educativa, no s√≥lo para neuroradi√≥logos, sino tambi√©n para neur√≥logos o neurocirujanos. Altamente recomendable.

Podéis acceder a ella desde aquí.

La mordedura lingual y otros testigos silenciosos

20/ 09/ 10
Epilepsy Life

Este post es fruto de una conversación con Pablo Herrero en una de esas noches perdidas en las Urgencias del HUCA (gracias, Pablo)

Todos los d√≠as vienen a Urgencias pacientes que han perdido la conciencia. ¬ŅSon crisis o s√≠ncopes, o acaso pseudocrisis? La respuesta no siempre es f√°cil: la posibilidad de que un m√©dico haya presenciado el episodio es remota. Muchas veces el paciente ha sido encontrado en la calle y no hay testigos presenciales en absoluto. Mal asunto en entidades cuyo diagn√≥stico es esencialmente cl√≠nico, basado en la historia. En ocasiones, incluso con testigos presenciales y con la ayuda de pruebas complementarias, el diagn√≥stico puede ser dif√≠cil. Nos encontramos entonces con esos impotentes informes de alta en los que el motivo de consulta coincide con el diagn√≥stico final (“p√©rdida de conciencia”).

En estos casos es conveniente fijarse en los testigos silenciosos: pistas que podemos extraer de la exploraci√≥n f√≠sica y que nos pueden orientar hacia la definici√≥n del evento: mordedura lingual, relajaci√≥n de esf√≠nteres, fracturas vertebrales, luxaciones de hombro… ¬ŅC√≥mo son de fiables? En este art√≠culo revisaremos la evidencia existente para optimizar nuestra orientaci√≥n diagn√≥stica.

La mordedura lingual

Citada con frecuencia como un signo muy fiable de crisis epilépticas, mencionada ya por los hombres que hicieron la neurología (Romberg, Gowers, Charcot) en sus textos, los datos que respaldan su validez en el diagnóstico diferencial de la pérdida de conciencia son mayormente anecdóticos. Una revisión somera de lo publicado revela tan sólo dos estudios que hayan abordado este tema, con los resultados que recoge la siguiente tabla:

Estudios mordedura lingual

Como podéis ver hay muy pocos estudios sistemáticos sobre el tema, basados en el análisis de muy pocos pacientes. Lo que tenemos permite concluir, sin embargo, que, siendo un signo poco sensible, la mordedura lingual tiene sin embargo una elevada especificidad para el diagnóstico de crisis epilépiticas.

Agua

Un tema que se discute a veces, a√ļn con menos fundamento, es la zona de la lengua donde est√° la mordedura. Sostenemos que la mordedura lateral es muy fiable para el diagn√≥stico de epilepsia, mientras que la mordedura de la punta de la lengua apuntar√≠a a una p√©rdida de conciencia no epil√©ptica. Pues bien, de las dos series mencionadas, la de Hoefnagels no especifica la parte de la lengua mordida, mientras que en la de Benbadis ocho pacientes con laceraci√≥n lingual lateral fueron diagnosticados de crisis epil√©piticas; por su parte, de los 45 pacientes con s√≠ncopes uno ten√≠a mordedura lingual y era en la punta. Parece flaca evidencia como para sacar grandes conclusiones…

Incontinencia urinaria

Agua

Es muy frecuente que, si la pérdida de conciencia cursó con incontinencia urinaria, el paciente sea referido al neurólogo asumiendo una etiología epiléptica. Sin embargo, en la serie de Hoefnagels antes referida, aparecía incontinencia urinaria en el 17% de las crisis y en el 33% de los síncopes. Parece claro por tanto que es un signo con despreciable sensibilidad y especificidad y que su contribución al diagnóstico diferencial es nula.

Con respecto a la incontinencia fecal, no hemos encontrado ning√ļn estudio que abordase el tema.

Luxación del hombro

Hombro

La luxación posterior del hombro es rara (3% de las luxaciones). El paciente se presenta con un hombro doloroso en rotación interna y bloqueo mecánico a la rotación externa. El diagnóstico es complicado, ya que la mitad de los casos no se aprecian en las proyecciones radiográficas anteroposterior y lateral

Este tipo de luxaci√≥n se ha descrito en tres circunstancias: crisis epil√©pticas, resultado de un trauma de alta energ√≠a o tras una electrocuci√≥n. En la pr√°ctica las dos √ļltimas circunstancias son f√°cilmente identificables, por lo que si no est√°n presentes puede asumirse con gran seguridad el diagn√≥stico de crisis epil√©ptica. Por su parte, la luxaci√≥n bilateral se ha considerado patognom√≥nica de crisis epil√©ptica.

Este artículo se basa, en su mayor parte en los datos que proporcionan Jon Stone y Ron Duncan en Practical Neurology 2006; 6: 64-65 (Tongue biting and in pseudoseizures and epilepsy)

Carcassonne

15/ 09/ 10
carcassonne

No toques esa caja. Es posible que sea el regalo que te ha hecho alguien que te quiere, y que lo hiciera la mejor intenci√≥n. No importa. Es muy importante que busques una excusa para devolverlo. Si no me haces caso y te la quedas, debes recordar que bajo ning√ļn concepto deber√≠ais abrir la caja.

Si cometes el error de no seguir estas instrucciones, al menos ten la sensatez de abrir la caja cuando est√©s solo. En su interior encontrar√°s un grupo de fichas de cart√≥n, una bolsa con figuras de madera de colores con forma de personas y un peque√Īo tablero. Si ya has satisfecho tu curiosidad vuelve a dejarlo todo como estaba, y guarda la caja en un sitio oscuro donde nadie pueda encontrarla jam√°s.

carcassonne

Te aviso de esto porque bajo ninguna circunstancia puedes permitir que nadie inicie una partida a este juego. Al principio te puede parecer sencillo: las fichas representan ciudades, caminos, granjas e iglesias, y se deben colocar haciendo que su borde contin√ļe el dibujo de las fichas adyacentes. Cada turno el jugador coloca una ficha, y puede decidir si coloca una figura encima de cada ficha. Si pone una figura sobre un camino esa figura dominar√° el camino, lo mismo suceder√° si lo hace sobre un castillo, una iglesia o una granja. Cada una de esas construcciones punt√ļa de distinta manera. La forma en que cada jugador coloca las fichas y administra sus figuras o peones es lo que le puede llevar a la victoria.

Puedes pensar que se trata de un juego normal. No lo es. Destruirá tus amistades, tus relaciones o tu matrimonio. Hay algo maligno en su simplicidad. Puede que comiences con la intención de construir ciudades y caminos, pero tarde o temprano pasarás a centrarte en destruir al rival. Ganar puntos dejará de importarte, sólo buscarás que el otro no los consiga. Nada te dará tanto placer como estropear su plan. Carcassonne sacará a la superficie tu lado más oscuro y cruel. Por sólo 20 euros.

Etiquetas: ,

Ecos de Francia

04/ 09/ 10
Django

Nicolas Paul St√©phane Sarkozy de Nagy-Bocsa, pol√≠tico franc√©s de ascendencia h√ļngara, es hijo de un peque√Īo arist√≥crata de Budapest que, obligado al exilio en su pa√≠s, peregrin√≥ por Austria y Alemania hasta finalmente afincarse en Francia. No deja de ser parad√≥jico que un individuo con semejantes credenciales haya decidido continuar con una vieja tradici√≥n francesa. Ya los reyes Luis XII (1504), Francisco I (1538), y Carlos IX (1560) expulsaron a los gitanos de Francia y, a inicios de la segunda Guerra Mundial, el r√©gimen de Vichy sigui√≥ con la tradici√≥n. Intern√≥ a 30.000 gitanos, y entreg√≥ a los nazis 15.000 que acabaron en los hornos crematorios.

Pero Francia es, debe ser, otra cosa. Desde 1789 el concepto franc√©s de ciudadan√≠a ha aparecido como la representaci√≥n del estado abierto, libre y tolerante el cual no ten√≠a problemas en adoptar a los individuos que quisieran ser parte de √©l. El ciudadano franc√©s, consciente de su papel, no ha dudado nunca en salir a la calle y frenar los excesos de sus gobiernos. Y esperemos que una vez m√°s sean capaces de hacerlo. Por si acaso necesitan ayuda, la Red Europea contra el Racismo convoca para hoy manifestaciones de protesta en toda Europa por la actuaci√≥n del gobierno franc√©s en relaci√≥n a los gitanos expulsados. En Espa√Īa se han convocado, al menos, en Madrid y Barcelona.

Por nuestra parte, os dejamos con la mejor s√≠ntesis que recordamos del esp√≠ritu de Francia: la magn√≠fica versi√≥n de la Marsellesa que interpret√≥ en su d√≠a un gitano belga que se hab√≠a criado en un carromato en las afueras de Par√≠s. Con todos ustedes… Django Reinhardt.