El test de Romberg

20/ 01/ 10

DOSTOYEVSKY GOES TO BERLIN


Fyodor Dostoyevsky es considerado por muchos como uno de los más grandes novelistas de la historia pero, desde una perspectiva neurológica, constituye un caso clínico de enorme valor. Habiendo padecido epilepsia toda su vida, dejó en sus novelas y cartas vívidas descripciones de sus crisis que han sido analizadas por muchos neurólogos desde entonces. Buscando una cura para su mal, en el año 1863 Dostoyevsky recaló en Berlín, donde en aquel tiempo ejercía su labor como neurólogo Moritz Romberg. Probablemente los tratamientos de Romberg no consiguieron controlar la epilepsia de Dostoyevsky, el cual documentó entre 1860 y la fecha de su muerte, 20 años más tarde, 102 crisis. Pero no es por encontrar cura para la epilepsia por lo que Romberg pasó a la historia, sino por la descripción del test que lleva su nombre.

EL TEST

El test de Romberg detecta alteraciones de la sensibilidad proprioceptiva demostrando la pérdida del control postural en la oscuridad. El examinador explora la estabilidad del sujeto mientras este está de pie, con los pies juntos, inicialmente con los ojos abiertos y posteriormente con los ojos cerrados. El signo de Romberg está presente cuando el paciente es capaz de mantener la posición con los ojos abiertos, pero oscila o se cae al cerrarlos.

El equilibrio perfecto exige una contínua monitorización del balanceo del cuerpo, que es proporcionada por los sistemas somatosensorial, vestibular y visual. Los diferentes sistemas pueden compensarse entre sí, de modo que la ausencia de una de las tres aferencias no conlleva la pérdida del equilibrio: este puede mantenerse en ausencia de visión (individuos ciegos), con la propriocepción alterada (cuando estamos sobre una superficie móvil) o con la sensibilidad vestibular alterada. Sin embargo, la pérdida o distorsión de las aferencias procedentes de dos o más sistemas se asocia con desequilibrio y caída. Esta es la base del signo de Romberg: si el paciente tiene perdida la sensibilidad proprioceptiva, mantiene el equilibrio mientras persistan las otras dos aferencias, pero al privarle también de la aferencia visual el equilibrio se pierde.

En el vídeo que sigue, tomado de Youtube, el Dr. Guillermo Enriquez Coronel nos muestra la exploración de uno de sus pacientes con lúes (que Santa Confidencialidad nos coja confesados)

MORITZ HEINRICH ROMBERG (1795-1873)

Romberg fue un médico judío alemán que, tras graduarse en la Universidad de Berlín en 1817, decidió dedicarse al estudio de las enfermedades neurológicas. Muy influido por el vienés Johann Peter Frank, fundador de la moderna higiene pública, combatió la epidemia de cólera que azotó Berlín entre 1831 y 1837, como director de los hospitales de cólera de la ciudad. Parece que Romberg sugirió que la enfermedad se transmitía por los excrementos, extremo que sería confirmado mucho después por otro berlinés, Robert Koch.


Romberg fue durante muchos años profesor de la Universidad de Berlín, y destacó por su intensa actividad publicadora. Escribió multitud de ensayos para revistas médicas de la época, tradujo al alemán los destacados tratados de Neurología de Andrew Marshall y Charles Bell y escribió un libro de texto en tres volúmenes titulado Lehfbuch der Nervenkrankheiten des Menschen entre 1840 y 1846, que se convirtió en un clásico y es considerado por muchos como el primer libro de texto sistemático de la historia de la Neurología. En él describió el Test de Romberg para el diagnóstico de la tabes dorsal. Durante el resto del siglo XIX diferentes autores publicaron observaciones adicionales sobre el test, proporcionando una comprensión completa del fenómeno.

La reputación de Romberg cruzó fronteras y sus aportaciones fueron numerosas: describió el reflejo cremastérico, su tesis de 1817 constituye una descripción clásica de la acondroplasia y la hemiatrofia facial progresiva (considerada por algunos como una forma localizada de esclerodermia) se conoce actualmente como Síndrome de Parry-Romberg.


En la foto podéis leer la nota necrológica aparecida en el British Medical Journal el día 28 de junio de 1873. En ella se resalta el papel jugado por Romberg como médico social en la lucha contra el cólera en Berlín y su trabajo como autor de memorables textos neurológicos, pero ni siquiera se menciona su famoso test, que no pasaba entonces de ser una mención anecdótica en uno de sus libros.

Puedes dejar un comentario, o un trackback de tu sitio web.

2 Respuestas a “El test de Romberg”

  1. GUIOMAR ESTRELLA Dice:

    November 15th, 2010 at 11:26 pm

    ME GUSTARIA SABER MAS DE LA DETECCION DE DAÑOS PROPIOCEPTIVOS SOBRE TODO EN LOS PIES SI ALGUIEN SABE DONDE PUEDO DIRIGIRME O BUSCAR GRACIAS DE ANTEMANO. sobre todo todo lo referente al desrrollo a raiz de las pruebas de romberg.

  2. guillermo enriquez coronel Dice:

    January 8th, 2012 at 9:28 pm

    Por primera vez , contesto. El valor del signo de Romberg es , asi, saber , cual sistema esta afectado. Es decir, la posibilidad del seno de Romberg lo es cuando esta afectado el octavo par o rama vestibular, y cuando se afectan los cordones posteriores de la medula espinal. Es de máximo valor para el clínico ya que así podemos determinar la indemnidad del octavo par craneal cuando estamos en búsqueda de una lesión del octavo par ejemplo vestibulitis, o cuando dentro de las lesiones de medula espinal hay afectación de cordones posteriores, como sucede en la LUES y la degeneración combinada subaguda , como sucede en la deficiencia de vitamina B 12, ademas nos permite detectar lesión de medula con indemnidad de cordones posteriores como sucede cuando hay lesión de la arteria espinal anterior. En conclusión es clínica . claro hoy con ayuda de pruebas vesiculares y Resonancia magnética y la prueba de FTA para lúes y la prueba de determinación de niveles de vitamina b 12 podemos hacer diagnósticos. En fin es clínica
    gracias
    atte
    gec

Deja un comentario